Todo lo que debes saber sobre el lifting facial sin cirugía

Cada día el rostro recibe los efectos del sol, la contaminación y el estrés. Y a medida que envejecemos, nuestra piel comienza a perder colágeno y elastina, causando la flacidez y la pérdida de volumen que todos buscamos evitar. 

Debido a esto, muchos de nosotros hemos considerado algún tipo de tratamiento estético para mantener la piel firme y tersa, pero la idea de someterse a una cirugía plástica nos llena de ansiedad

Sin embargo, ¿sabías que existen opciones efectivas y no invasivas para el «lifting» en el rostro? Si, así como lo lees, es posible lograr un rostro rejuvenecido sin necesidad de pasar por el quirófano. A continuación, te explicamos todo lo que debes saber sobre el lifting facial sin cirugía.

¿Qué es un lifting facial sin cirugía?

Se trata de una combinación de tratamientos estéticos no invasivos que buscan devolverle a la piel su firmeza y juventud, sin necesidad de recurrir a una cirugía plástica. Estos procedimientos incluyen:

Inyecciones de ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una sustancia natural que se encuentra en nuestro organismo y juega un papel vital en la hidratación y elasticidad de la piel. Sin embargo, con el paso del tiempo, nuestros niveles de este componente disminuyen, dando lugar a la aparición de arrugas y pérdida de volumen. 

Afortunadamente, las inyecciones de ácido hialurónico pueden ayudar a combatir estos signos del envejecimiento. Este tratamiento consiste en la aplicación de pequeñas inyecciones en áreas específicas del rostro, como los pómulos, labios y surcos nasogenianos. La aplicación es prácticamente indolora y los resultados son inmediatos. 

Se podría decir que uno de los grandes beneficios del ácido hialurónico es su versatilidad. Puede ser utilizado para rellenar arrugas, redefinir contornos y dar volumen a áreas específicas. Además, su efecto es temporal, por lo que se puede ajustar el tratamiento en futuras sesiones según las necesidades del paciente.

Estimuladores de colágeno

El colágeno es una proteína esencial para mantener la firmeza y elasticidad de la piel. Desafortunadamente, con la edad, la producción de esta proteína disminuye, dando como resultado una piel más flácida y menos elástica. 

Para abordar este problema, los estimuladores de colágeno son una excelente opción. Este tratamiento ayuda a promover la producción natural de colágeno en la piel y mejora su estructura y firmeza.

El procedimiento suele consistir en la aplicación de sustancias biocompatibles, como el ácido poliláctico, que se inyectan en la dermis profunda. Estas sustancias actúan como catalizadores, estimulando a las células de la piel a producir más colágeno. 

Y si bien, los resultados de los estimuladores de colágeno no son inmediatos, la mejora se hace visible gradualmente, alcanzando su máximo efecto entre 2 a 3 meses después de la aplicación.

Hilos Tensores

Otra técnica innovadora que también ofrece un efecto lifting sin tener que pasar por el bisturí son los hilos tensores. Estos hilos, fabricados con materiales biocompatibles y absorbibles, se insertan bajo la piel para crear una red de soporte que levanta y tensa el tejido cutáneo. El resultado es un rostro más firme y definido, con un aspecto rejuvenecido.

El procedimiento es mínimamente invasivo y se realiza bajo anestesia local. Los hilos se colocan en las áreas donde se desea obtener el efecto lifting, como el contorno de la mandíbula, las mejillas y el cuello. 

Pero, ¿cuál es su mecanismo de acción? Pues bien, los hilos tensores mejoran la calidad de la piel al estimular la producción de colágeno. Además, al ser absorbidos por el cuerpo, no hay riesgo de rechazo o complicaciones posteriores.

Los resultados del tratamiento son visibles de inmediato y pueden durar entre 12 y 18 meses, dependiendo del tipo de hilos utilizados y las características individuales del paciente.

Inyecciones con neuromoduladores

Las inyecciones con neuromoduladores son una de las técnicas más populares que existen para combatir las arrugas y líneas de expresión. Este tratamiento consiste en inyectar pequeñas dosis de neuromoduladores en los músculos faciales, lo que provoca una relajación temporal de los mismos. Como resultado, las arrugas se suavizan y el rostro adquiere un aspecto más descansado y juvenil.

Los neuromoduladores son especialmente efectivos en el tratamiento de arrugas dinámicas, es decir, aquellas que se forman por la contracción repetitiva de los músculos faciales, como las líneas del entrecejo, las patas de gallo y las arrugas de la frente. El procedimiento es rápido y prácticamente indoloro, y los resultados comienzan a ser visibles a los pocos días de la aplicación.

Y es que además de su efectividad en la reducción de arrugas, los neuromoduladores también pueden utilizarse para tratar otros problemas estéticos y médicos, como la hiperhidrosis (sudoración excesiva) y ciertos tipos de migrañas. Los efectos de este tratamiento duran entre 4 y 6 meses, tras los cuales se puede repetir el procedimiento para mantener los resultados.

Luz pulsada intensa

Por último, tenemos la luz pulsada intensa (IPL, por sus siglas en inglés). Se trata de una técnica no invasiva que utiliza pulsos de luz de alta intensidad para tratar diversos problemas de la piel, como manchas, arrugas finas, y rojeces.

Durante una sesión de IPL, el dispositivo emite pulsos de luz que penetran en las capas profundas de la dermis, sin dañar la superficie. Esta luz es absorbida por las células pigmentadas y los vasos sanguíneos, reduciendo la apariencia de manchas y enrojecimiento. Al mismo tiempo, la energía de la luz estimula la producción de colágeno, lo que mejora aún más los resultados.

Los resultados de la luz pulsada intensa suelen ser visibles después de la primera sesión, aunque se recomienda llevar a cabo un ciclo de varias sesiones para obtener los mejores efectos.

¡Descubre los increíbles beneficios del lifting facial sin cirugía!

Cada día el rostro recibe los efectos del sol, la contaminación y el estrés. Y a medida que envejecemos, nuestra piel comienza a perder colágeno y elastina, causando la flacidez y la pérdida de volumen que todos buscamos evitar. 

Debido a esto, muchos de nosotros hemos considerado algún tipo de tratamiento estético para mantener la piel firme y tersa, pero la idea de someterse a una cirugía plástica nos llena de ansiedad

Sin embargo, ¿sabías que existen opciones efectivas y no invasivas para el «lifting» en el rostro? Si, así como lo lees, es posible lograr un rostro rejuvenecido sin necesidad de pasar por el quirófano. A continuación, te explicamos todo lo que debes saber sobre el lifting facial sin cirugía.

¿Qué es un lifting facial sin cirugía?

Se trata de una combinación de tratamientos estéticos no invasivos que buscan devolverle a la piel su firmeza y juventud, sin necesidad de recurrir a una cirugía plástica. Estos procedimientos incluyen:

Inyecciones de ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una sustancia natural que se encuentra en nuestro organismo y juega un papel vital en la hidratación y elasticidad de la piel. Sin embargo, con el paso del tiempo, nuestros niveles de este componente disminuyen, dando lugar a la aparición de arrugas y pérdida de volumen. 

Afortunadamente, las inyecciones de ácido hialurónico pueden ayudar a combatir estos signos del envejecimiento. Este tratamiento consiste en la aplicación de pequeñas inyecciones en áreas específicas del rostro, como los pómulos, labios y surcos nasogenianos. La aplicación es prácticamente indolora y los resultados son inmediatos. 

Se podría decir que uno de los grandes beneficios del ácido hialurónico es su versatilidad. Puede ser utilizado para rellenar arrugas, redefinir contornos y dar volumen a áreas específicas. Además, su efecto es temporal, por lo que se puede ajustar el tratamiento en futuras sesiones según las necesidades del paciente.

Estimuladores de colágeno

El colágeno es una proteína esencial para mantener la firmeza y elasticidad de la piel. Desafortunadamente, con la edad, la producción de esta proteína disminuye, dando como resultado una piel más flácida y menos elástica. 

Para abordar este problema, los estimuladores de colágeno son una excelente opción. Este tratamiento ayuda a promover la producción natural de colágeno en la piel y mejora su estructura y firmeza.

El procedimiento suele consistir en la aplicación de sustancias biocompatibles, como el ácido poliláctico, que se inyectan en la dermis profunda. Estas sustancias actúan como catalizadores, estimulando a las células de la piel a producir más colágeno. 

Y si bien, los resultados de los estimuladores de colágeno no son inmediatos, la mejora se hace visible gradualmente, alcanzando su máximo efecto entre 2 a 3 meses después de la aplicación.

Hilos Tensores

Otra técnica innovadora que también ofrece un efecto lifting sin tener que pasar por el bisturí son los hilos tensores. Estos hilos, fabricados con materiales biocompatibles y absorbibles, se insertan bajo la piel para crear una red de soporte que levanta y tensa el tejido cutáneo. El resultado es un rostro más firme y definido, con un aspecto rejuvenecido.

El procedimiento es mínimamente invasivo y se realiza bajo anestesia local. Los hilos se colocan en las áreas donde se desea obtener el efecto lifting, como el contorno de la mandíbula, las mejillas y el cuello. 

Pero, ¿cuál es su mecanismo de acción? Pues bien, los hilos tensores mejoran la calidad de la piel al estimular la producción de colágeno. Además, al ser absorbidos por el cuerpo, no hay riesgo de rechazo o complicaciones posteriores.

Los resultados del tratamiento son visibles de inmediato y pueden durar entre 12 y 18 meses, dependiendo del tipo de hilos utilizados y las características individuales del paciente.

Inyecciones con neuromoduladores

Las inyecciones con neuromoduladores son una de las técnicas más populares que existen para combatir las arrugas y líneas de expresión. Este tratamiento consiste en inyectar pequeñas dosis de neuromoduladores en los músculos faciales, lo que provoca una relajación temporal de los mismos. Como resultado, las arrugas se suavizan y el rostro adquiere un aspecto más descansado y juvenil.

Los neuromoduladores son especialmente efectivos en el tratamiento de arrugas dinámicas, es decir, aquellas que se forman por la contracción repetitiva de los músculos faciales, como las líneas del entrecejo, las patas de gallo y las arrugas de la frente. El procedimiento es rápido y prácticamente indoloro, y los resultados comienzan a ser visibles a los pocos días de la aplicación.

Y es que además de su efectividad en la reducción de arrugas, los neuromoduladores también pueden utilizarse para tratar otros problemas estéticos y médicos, como la hiperhidrosis (sudoración excesiva) y ciertos tipos de migrañas. Los efectos de este tratamiento duran entre 4 y 6 meses, tras los cuales se puede repetir el procedimiento para mantener los resultados.

Luz pulsada intensa

Por último, tenemos la luz pulsada intensa (IPL, por sus siglas en inglés). Se trata de una técnica no invasiva que utiliza pulsos de luz de alta intensidad para tratar diversos problemas de la piel, como manchas, arrugas finas, y rojeces.

Durante una sesión de IPL, el dispositivo emite pulsos de luz que penetran en las capas profundas de la dermis, sin dañar la superficie. Esta luz es absorbida por las células pigmentadas y los vasos sanguíneos, reduciendo la apariencia de manchas y enrojecimiento. Al mismo tiempo, la energía de la luz estimula la producción de colágeno, lo que mejora aún más los resultados.

Los resultados de la luz pulsada intensa suelen ser visibles después de la primera sesión, aunque se recomienda llevar a cabo un ciclo de varias sesiones para obtener los mejores efectos.

¡Descubre los increíbles beneficios del lifting facial sin cirugía!

Los beneficios del lifting facial sin cirugía son numerosos y transformadores. Y si deseas experimentar estos efectos, ¡has llegado al lugar indicado! Te invitamos a programar una consulta con nosotros en la Clínica Engel & Valenti Antiaging en Madrid, donde nuestro equipo de expertos está listo para ayudarte a lucir y sentirte mejor que nunca. ¡Te esperamos!